jueves, 21 de agosto de 2008

soy re tacaña, odio gastar plata en cosas caras o innecesarias, me gusta comprar cosas de oferta y encontrarme plata en la calle. Hoy en la boletería de un museo me encontré 100 pesos y me abalancé sobre ellos, me los guardé, el señor de seguridad vino a reprenderme. Eran de una señora vestida de rojo que estaba haciendo fila delante de mí con otros cien pesos en la mano. Pero yo estoy segura de que él estaba esperando a que se fuera la señora para quedárselos él. en fin. me da vergüenza contarlo...soy infantil. Mi novio dice que me brillaban los ojos, de alegría. En fin.

3 comentarios:

La Nueva Melusina dijo...

encontrarse un tesoro inesperado es una EPIFANIA.
ser tacaña es parte de esa conciencia.
el guardia lo sabe también, seguro.
no te de verguenza.

versionscelestes dijo...

Siento que casi todos hemos pasado alguna vez por una experiencia así.

Saludos celestes

Anónimo dijo...

che que raro, no, ceci, a mi no me molesta gastar plata ni ver plata en la calle, yo no creo en el dinero viene y se va... el otro diia un tipo me devuelve cambio demas, era un pobre kioskero y le dije, che, me diste demas, el otro diia un amigo en camino a mi casa encuentra 20 euro en el piso y me dice, che veni, te invito, asi es la vida, no...?