viernes, 15 de enero de 2010

tengo un patio con tierra y plantas y es como no vivir del todo acá.
A la vez empecé a leer un libro japonés del siglo XVIII y todas las metáforas son con plantas.
su fidelidad sería perenne como el verde pino
... una vida como la de la campanilla que muere antes del atardecer
etc.
leo ese libro japonés con el aire acondicionado del shopping spinetto mientras mi hijo juega en el pelotero
y suelo pensar en plantas
por ejemplo, las hortensias.

4 comentarios:

Belén dijo...

yo tengo un lavaderito lleno de plantas. y aunque vivo en la ciudad y no me gusta, es mi pulmon el lavadero.

Dragon de Azucar dijo...

¿Y de qué libro se trata?

Saludos

costa sin mar dijo...

no sé por qué man
pero me dieron ganas de decirte que le echaras ojo a un cuento de la nettel que está en un libro que se llama pétalos en anagrama
por lo de las plantas

saludos!!!!

Cecilia Pavón dijo...

gracias costa!
dragón el libro se llama el espejo del amor entre hombres de ihara saikaku, lo recomiendo