jueves, 21 de enero de 2010

No creo en la poesía política, la poesía debe ser el retorno a la especie, es decir a nuestro lado animal en el que desaparece el ego y actuamos y nos proyectamos como especie. La política es precisamente lo que nos divide en clases y grupos, es lo contrario a nuestra animalidad.
La animalidad podría salvarnos, la política no

6 comentarios:

{ maría } dijo...

totalmente

Ricardo dijo...

PAra nada de acuerdo. Me parece mística la idea ¿Qué es eso de que la "animalidad nos va a salvar"? Está claro que la política no "salva" a nadie, solamente viabliza intereses de grupos y puede permitir modificiar la vida de las personas y buscar formas para vivir juntos. Además, la "animalidad" no creo que sea ningún estado primigenio de la especie. En todo caso es algo que solamente puede emerger políticamente. Que no creas en la poesía política (que no creas que nos va a salvar) es otro tema. Yo creo que la "poesía política", a lo sumo, puede ser buena en términos estéticos. La acción cultural es paralela y complementaria a la vez de la política. Pero me voy de tema.
Saludos.

Viktor Gómez dijo...

la animalidad específica del ser humano es justamente la de homo politicus, así que de lo que se trara es de que esa política sea de abrazos, vinculos, compasión, generosidad, justicia. Porque la verdad, la animalidad otra, la de los osos o las nutrias, pues verás, como que es limitar mucho los avances de nuestra inteligencia, sease el humor, la capacidad de crear, la autoconsciencia, etc.,

y por otro lado, tu opinión, muy respetable, es también política. No existe la neutralidad. Has opinado y esa propuesta tuya altera las posibilidades del grupo, por lo tanto, es política.

buenas noches,

Víktor

chivilboy dijo...

sale en breve el libro nuevo?
me acuerdo que te dije,en rosario,un verso de un poema que me gusto y,dijiste,que en este libro salia ese poema.
y que me mandabas de regalo el libro con Vir.
ojala te acuerdes vos!
besos.

Cecilia Pavón dijo...

hola chivilvoy no salió y cuando salga te lo mando, gracias por hacerme acordar

Anónimo dijo...

ay ceciliapavón, for favor