miércoles, 16 de junio de 2010

Santiago Llach


Poesía, te busco todos los días
y nunca venís por mí.
Soy uno más entre el millón de poetas malos.
A veces vislumbro tu luz
cuando voy por la noche en la autopista
escucho los motores de los pocos autos
conducidos por jóvenes
y veo atrás el cartel informativo
del Monumental de Núñez.
Entonces mi cabeza proyecta grandes poemas.
Pero ya te has ido, poesía,
qué propagandista insensato
me instiló tu veneno innecesario.
A qué alma confundida,
por más romántica que sea,
se le ocurre escribir poesía.
Dame tu sexo, poesía.
Dame poesía el aura misma de tu sexo.



(es lindo este poema santiago, creo que está bien sentirse un poeta malo, todos nos sentimos así en un punto, y la poesía por ahí sí es un veneno innecesario, y sí es de almas confundidas... pero... pero yo igual tengo una visión unos pequeños grados un poco más optimista que esta... bah, no sé, también es re optimista y vitalista pedirle a la poesía que te entregue su sexo como hacés vos. También leí tus otros poemas uno que dice "cuando se termina el amor empieza la literatura"... qué fuerte... no sé a veces pienso que el amor está más allá del amor de pareja, pero todas esas cosas me confunden, viste qué raro es todo esto de las relaciones en la era de las redes sociales. Yo me confundo un montón, sexo, amor, affaires, parejas, amor, sexo, en fin. sí, está bueno tu poema dice confusión, sexo, poesía, me gusta. Pero bueno, voy a tratar de ser más clara y decir algo concreto porque esta mañana Ezequiel me dijo que me hago la tonta en lo que ecribo. Y yo quiero dejar de lado la ambigüedad y la confusión y decir algo concreto, y es lo siguiente: me parece que lo que las redes sociales hacen es acelerar todo hacia el infinito. Son la plataforma del acelere. Creo que estamos todos todo el tiempo tratando de acercarnos a alguien en las redes sociales y los chats. sexo amor romance affaire seducción, odio, insultos, etc. todo a una velocidad extrema.. pero bueno, no sé en qué terminará esto, este acelere mental de la tecnología de la información. Es una acelere mental casi religioso en el sentido de que lo que buscamos es la comunión con el prójimo finalmente. En el poema de ariana reines en inglés que está más abajo hay una visión mucho más profunda de este fenómeno que la mía. En fin. Nada. No sé cómo salté de la poesía a las redes sociales)

3 comentarios:

tanto amor empalaga dijo...

tu ultimo relato de ¨Los sueños no tienen...¨ me encantó, es genial! y habla un poco de esto que escribiste acá, no?
besos.

Cecilia Pavón dijo...

es re apocalíptico ese cuento... lo escribí cuando me acababa de separar como buscarle el lado bueno a la soledad... pero no sé...

Magali Saberian dijo...

me gustó mucho el poema,
y me gusta mucho tu blog, que bueno que lo encontré porque se ve que lo estaba buscando,
me convierto en tu lectora, leo para atrás, hay mucho
y puse el poema en mi blog donde pongo cosas que leo,
un beso y gracias